Fernando Tejero

 

He quedado con él en su casa en el corazón de Madrid por la tarde, llevo todo la mañana bastante liado con otras cosas y cargado con equipo arriba y abajo. He parado para comer y después de un ratito corto de sofá me pongo a preparar y revisar lo necesario para la sesión de esta tarde. Siempre lo hago, soy bastante minucioso en esto reviso y pruebo que todo funcione para no llevarme luego ninguna sorpresa desagradable.

Fernando Tejero en su gran éxito “La que se avecina” Pincha Aquí

Cargo el coche y salgo de casa pronto, quiero tener tiempo de un cafetito antes de nada. Llego a casa de Fernando, aparco y desde una cafetería cercana llamo y le aviso de mi inminente intrusión.

-¿Qué tal Pepe? sube cuando quieras, te espero.

– Termino el café y subo, hasta ahora!

Diez minutos después estoy llamando a la puerta. Sale a recibirme Fernando y detrás Woody y Pepa, dos simpáticos y curiosos West Highland White Terrier que no se separan de sus piernas. A mi me encantan los perros así que hacemos buenas migas enseguida.

-Pepe, necesito unos minutillos para darme una ducha, vale? -OK, pues yo mientras echo un vistazo para ver el mejor sito y voy montando.

Empiezo a preparar mis cosas y… no puede ser! después de mi celo en revisar y preparar todo resulta que me he olvidado de una bolsa donde llevo fondo y reflectores. Que faena! tenia bastante claro el fondo (negro, mi prefe) y la iluminación pero ahora no me sirve de nada.

-Ya estoy Pepe! te parece con esta camisa o? … que pasa?

-Nada, que me he olvidado algunas cosas, últimamente tengo el disco duro demasiado lleno. -Ahora necesitaría una pared lisa y blanca, a ser posible un rincón para usar el ángulo como rebote de luz.

– A ver, vente conmigo.

Entramos en su dormitorio y detrás de un enorme y curioso cartel de cine tenemos una pared limpia, perfecto. Aquí monto rápidamente un solo flash y de paso le cambio la camisa por una camiseta mas informal; Woody y Pepa curiosean alrededor nuestro.

Todo listo así que, al lío. Fernando se sienta en una silla decó-retro en el improvisado plató y mientras charlamos relajadamente disparo algunas veces… CLICK !

Pepe Castro (Fotógrafo)

 

Compartir