Josema Yuste

 

Uno de los momentos más espectacularmente humorísticos de la televisión en España corresponde a la parodia de “La empanadilla de Móstoles” que Martes y Trece, Josema Yuste y Millán Salcedo, nos brindaron en los años 70. Merece la pena volverla a ver. Pincha aquí.

Uno de los personajes a los que mas he seguido desde mi juventud, es sin duda a Josema, que junto a Millán nos entretuvieron tantos fines de año con las ocurrencias de “Martes y trece” creo que no hay ningún sketch suyo que no me haya visto unas veinte veces,

Josema sigue desde entonces trabajando duro, haciendo humor incansablemente y me sigue pareciendo uno de los tipos mas chispeantes del humor en España. Cuando le veo, siempre pienso que me voy a partir de risa en cuanto abra la boca.

Me ha hecho mucha ilusión que accediera a posar para mis retratos, ya por teléfono parece un tipo muy majo.

Algunos de los mejores momentos y actuaciones de Martes y Trece con solo

Pinchar Aquí

He quedado con él en su casa de Madrid, una tarde. Por suerte en su casa puedo aparcar justo enfrente y descargar el equipo tranquilamente. Desde la calle le llamo al móvil para decirle que estamos aparcando y que en 5 minutos estamos allí. no hace falta ya ni llamar al timbre porque enseguida aparece por la puerta y nos invita a pasar.

-Pasad, pasad. ¿Que tal Pepe? Mira por aquí y a ver donde quieres que trabajemos. Después de un rápido vistazo, me ofrece la posibilidad de probar en un salón que tiene en la planta baja, y nada mas verlo decido que es el lugar donde vamos a prepararlo todo. Allí no molestamos a nadie y ademas tenemos mucho espacio donde elegir.

Le pido permiso antes de mover algunas cosas y dejar espacio suficiente para el equipo. Aprovecho también una mesa baja para utilizarla como asiento para él. -Bueno pues ya lo tengo, Josema, cuando quieras te pones aquí, que quiero medir la luz contigo.

-OK Pepe, pero dime que hago, porque a mi las fotos no…

Es curioso, no es el primero. Con las tablas que tiene delante de las cámaras, y sin embargo el enfrentarse a una cámara de fotos, le cohibe un poco. No es lo mismo actuar y moverse, me dice, que plantarse delante de una cámara de fotos. A mi me pasaría lo mismo, le doy la razón.

-Pero no te preocupes que yo haré mi trabajo. Vamos a seguir hablando tranquilamente y ya iré buscando cuando disparar.

Y así, seguimos con la sesión mientras me informo de curiosidades y consigo a través de la conversación que vaya teniendo una actitud mas… en su salsa.

Durante un momento parece como si por su cabeza acabara de pasar una nueva genialidad para hacernos reír, otra vez… ClicK!

Pepe Castro (Fotógrafo)