Pepe Carabias

 

Estoy pensando que hay ciertos personajes con los que podría hacer un capítulo aparte titulado algo así como “Los entrañables”; ese tipo de personaje de larga trayectoria del que todo el mundo habla bien y al que todos aprecian. Y sin dudarlo incluiría dentro a este señor bajito y simpaticote

Tengo que decir que me declaro como otro admirador mas de su persona con la cercanía y amistad que me queda después de una sesión de fotos y un café o viceversa.

Hoy viajo acompañado de Patri, una amiga y aprendiz de fotografía que me acompaña y me ayuda con el transporte de todo el equipo.

Hemos quedado en su casa de Madrid una fresquita mañana del mes de enero y llegamos a la hora justa aún después de haber dado un pequeño rodeo por culpa de unas obras. Al llegar llamo al telefonillo y no tarda mucho en contestarme una inconfundible voz.

– ¿Quien es?

– Hola Pepe, soy tu tocayo Pepe… Castro

-ja ja, claro, pasa Pepe.

Enseguida se abre la puerta metálica que nos deja el paso libre y allí detrás está ya esperandonos José Carabias.

-Bueno que tal chicos? Pasad por aquí y os enseño esto para ver donde queréis que nos pongamos. ¿Os parece bien?.. Tengo una bodeguita abajo donde organizo algunas fiestecillas familiares y a lo mejor es buen sitio.

Bajamos con el equipo la escalera y llegamos a un saloncito rustico con una barrita y una chimenea que me parece perfecto para pasar la tarde hablando de lo que sea y tomando una copita. Y claro! por supuesto también para hacer un buen retrato, así que aquí empiezo a montar mis cosas para la sesión.

Al poco aparece Conchi, su esposa que muy amablemente nos ofrece un café y algún dulcecito de los que todavía le quedan de la cercana navidad y nosotros aceptamos de mil amores. Termino de montar y hago una pequeña parada para dar cuenta del café y hablar un poco con Pepe de lo que quiero de la sesión. Le aviso de que en estos retratos me gusta acentuar lo mas posible la personalidad del gesto y que no soy partidario de quitar las arrugas.

Pepe Castro (Fotógrafo)

 

Compartir